OTROS TRASTORNOS
Trastorno Bipolar
El trastorno bipolar se caracteriza por una inestabilidad patológica en el estado de ánimo que afecta la regulación del humor y de la conducta.
Este trastorno es crónico y acompaña a la persona a lo largo de la vida, pues posee antecedentes genéticos heredados. Tiene un 40% de carga genética heredada por la familia y un 60% vinculado con su entorno social.


Este trastorno acompaña a lo largo de la vida a la persona, pero puede desempeñarse con total normalidad en su rutina diaria con la medicación y tratamiento adecuado.


Este tipo de trastorno afectivo no distingue entre estratos sociales ni rangos de edades. Las personas tienen dificultad para reflexionar antes de actuar, pues tienden a guiarse a partir de sus emociones.
¿Con inestabilidad emocional y baja tolerancia a la frustración?
Entérate qué trastorno puede generar
Aumentan casos de anorexia y bulimia entre hombres, advierte especialista
Cifra creció de 8 % a 12 %
Trastornos Alimentarios
Durante muchos años, la belleza ha sido considerada como uno de los principales atributos de las personas. Incluso en la actualidad, se le otorga más

Características
Este tipo de trastorno se divide en dos subtipos
dependiendo de sus signos y síntomas:
Bipolaridad Tipo I
Con episodios maníacos recurrentes:
  • Presentar un incremento en la energía, conductas impulsivas e hiperactivas
  • Pensamientos apresurados que no permiten al sujeto pensar con claridad ni prestar atención a su entorno.
  • Tendencia a la irritabilidad
  • Pérdida del control de su temperamento con facilidad
  • Tendencia a tomar decisiones precipitadas sin reflexión, llevándolo a incurrir en excesos (bebida, consumo de drogas, ingesta desmedida de alimentos, compras compulsivas, promiscuidad sexual entre otros)
Bipolaridad Tipo II
Con episodios depresivos recurrentes:
  • Apatía, tristeza y abulia permanente y constante
  • Fatiga y desgano para realizar actividades diarias
  • Pérdida de la autoestima y la autoconfianza
  • Sentimiento de desesperanza, culpa y falta de valor
  • Trastornos del sueño, somnolencia excesiva y/o incapacidad para dormir
  • Trastornos en la alimentación, pérdida del apetito, pérdida de peso, consumo exagerado de alimentos y/o aumento de peso
  • Pensamientos recurrentes acerca del suicidio y la muerte
  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones
  • Tendencia al aislamiento

SI NO SE TRATAN...
  • Pérdida en el interés de pasatiempos o actividades cotidianas
  • Perdida del año escolar, del trabajo.
  • Deterioro de las relaciones sociales y familiares.